blog

Una tradición de generaciones

  • 1 de Septiembre de 2021
  • CII-ASDENIC
  • katherineasdenic

El cultivo de granos básicos es una tradición que se ha transmitido por generaciones en el sector rural de Nicaragua. El frijol y el maíz son la base de la dieta de la mayoría de los nicaragüenses, es ahí donde radica la importancia de la labor que realizan las y los productores, quienes desde muy temprano recorren grandes distancias para llegar a su lugar de trabajo que es la parcela y transmitiéndoselo a sus hijos, quienes desde muy pequeños les acompañan en sus labores productivas y se conectan con la tierra.

Este amor por cultivar la tierra les acompaña en su adolescencia y juventud, convirtiéndose en una forma de garantizar el alimento de sus familias, así como de quienes habitan en la ciudad y no pueden producir sus propios alimentos. Sin embargo, estos productores enfrentan muchos desafíos, siendo uno de estos el clima que es cada vez más impredecible y la pandemia del COVID-19, que les dificulta trasladarse para comercializar sus productos. Motivo por el que es necesario crear alianzas comprometidas en aportar soluciones a estos desafíos, con diferentes estrategias enfatizadas en el transporte y logística; con el fin de llevar estos alimentos a otros lugares, tomando en cuenta las medidas de seguridad en pro de la salud de las familias agricultoras.     

Ante estas situaciones que enfrentan, ponen en práctica la sabiduría que les ha sido transmitida y cultivan sus propias semillas adaptadas y más resistentes a las condiciones climáticas de la zona. Además, han vuelto la mirada hacia otros productos que estaban en la parcela, pero que quizás recibían poco o ningún tipo de manejo y que ahora son vistos como una posible fuente de ingresos.

Aunque el contexto de pandemia ha limitado el número de visitas a las parcelas, se realiza un seguimiento puntual en etapas claves del cultivo, así como una constante comunicación a través de herramientas digitales, de esta manera se brinda acompañamiento continúo a pesar de las circunstancias.

En nuestro país, somos afortunados, ya que contamos con las laboriosas manos de quienes cultivan nuestra tierra y cosechan los alimentos, dinamizando la economía de nuestra nación.



Comentar Noticias

blog comments powered by Disqus